Los administradores y la necesidad de evaluarlos sin maniqueísmos

Corren malos tiempos para ser administrador de una sociedad mercantil. La afirmación puede parecer arriesgada, demasiado contundente o hasta un tanto agorera, pero es cierta. Ello se debe fundamentalmente a tres razones básicas: en primer lugar, la situación de crisis económica y los constantes impagos, insolvencias y concursos a los que se ven abocadas cada día más sociedades mercantiles; en segundo, el legítimo derecho de los acreedores insatisfechos a agotar cualquier vía que la Justicia ponga a su alcance para intentar cobrar lo que dichas mercantiles les adeudan; en tercero, la severidad del régimen de responsabilidad que nuestro Derecho establece para los administradores. Leer Artículo

Post A Comment