El concurso de acreedores bajo el prisma del despotismo ilustrado

Tout pour le peuple, rien par le peuple o, como se suele traducir al castellano, “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Citar el antiguo lema del despotismo ilustrado del siglo XVIII puede ser una buena forma de describir el tratamiento que nuestra legislación concursal otorga a los acreedores, especialmente a los ordinarios. Formalmente, figuran éstos en el eje central de los actuales procedimientos de insolvencia, por cuanto se han venido a llamar todos ellos, desde el año 2003, concursos de acreedores, desterrando así las antiguas nomenclaturas de quiebra o suspensión de pagos. Leer Artículo.

Post A Comment