La inscripción parcial de escrituras: solución de urgencia en caso de cese de administradores

La colisión entre determinados preceptos en materia de sociedades hace que, en ocasiones, resulte ciertamente difícil conseguir la inscripción de determinados acuerdos: entre ellos, el cese de un administrador único cuando la sociedad no tiene depositadas sus Cuentas Anuales.

No es éste un supuesto anómalo: el administrador se encuentra al frente de una sociedad que puede perfectamente estar inactiva, con sus socios dispersos, con nadie que quiera asumir el cargo… y, sin embargo, no puede cesar en sus funciones porque debe evitarse a toda costa la acefalia de la mercantil. Es decir, no puede quedar ésta sin administrador. La solución en esos casos pasa por acreditar que se ha convocado debidamente a la junta y ésta no ha podido celebrarse (por falta de quórum) o, habiéndose celebrado, no se ha conseguido nombrar a un nuevo administrador. Con la acreditación de haber cumplido esos requisitos, se admitirá ya el cese del administrador, aun cuando ello conlleve de facto la acefalia de la sociedad.

Pero puede darse el caso de que sí exista un sustituto para ese administrador que quiere cesar. El problema será entonces otro: debido al cierre de la hoja registral, no se podrá inscribir el nombramiento del nuevo administrador. La Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) ha resuelto recientemente sobre la cuestión, en su Resolución de 11 de enero de 2014. El Registrador denegó la inscripción de la escritura en que se elevaban a públicos los acuerdos de cese de un administrador único y nombramiento de otro en su sustitución, señalando que el cierre de la hoja registral impedía el nombramiento.

La sociedad afectada recurrió, por entender que el cese del administrador es una excepción a la norma general del cierre registral y, efectivamente, es así: el artículo 282.2 de la Ley de Sociedades de Capital permite inscribir dicho cese. Y alegaba, además, que el nombramiento del nuevo administrador debía igualmente inscribirse en atención al objetivo de no dejar a la sociedad en situación de acefalia, aunque esa interpretación no es ya correcta, tal y como señala la DGRN: como el acto constitutivo para que una persona sea considerada administrador es su nombramiento y no su inscripción, la sociedad no queda acéfala, sino únicamente con un nuevo administrador cuyo cargo no está inscrito.

Como en muchas de estas situaciones existe un interés por parte del administrador que cesa de desvincularse de la sociedad y que dicho cese se inscriba en el Registro (para evitar los efectos frente a terceros), la solución que cabrá adoptar para que pueda conseguirse ese objetivo es  solicitar la inscripción parcial de la escritura: es decir, solicitar de manera expresa que se inscriba el cese del administrador saliente, aunque el nombramiento del administrador entrante no pueda inscribirse hasta que se regularice el depósito de Cuentas Anuales.

Antonio Valmaña Cabanes
Dpto. Mercantil de Ceca Magán Abogados

3 Comments

  • Félix Sánchez Ayuso

    1º .- Se pude hacer una escritura parcial de una Herencia commpleta , a uno de los elementos del cuaderno particional , en concreto una VIVIENDA, si se encuentra en venta , y no hay escritura de la Herencia completa ?
    Cómo se hace ? , y esa parte que queda ¿Que pasa con ella?

    2º .- Es posible hacer una Escritura de una vivienda que es un LEGADO , y que no hay escritura de la totalidad de la Trasmisión , si no hay firma de todos los Hdros. ‘

  • Problemas de convocatoria de junta por caducidad del cargo de administrador | Despacho de Abogados en Madrid y Barcelona | Ceca Magán Abogados

    […] La cuestión que sí analiza la Dirección General es la relativa a la caducidad de los administradores y lo hace, también, para confirmar que el acuerdo no puede ser inscrito por el carácter defectuoso de la convocatoria. Lo cierto es que la regulación legal de la cuestión es muy clara: recayendo la competencia de convocar junta en los administradores, es preciso que tengan éstos su cargo vigente a la hora de efectuarla. Con todo, sí es cierto que el artículo 222 de la LSC, permite cierto margen de maniobra con el objeto de evitar el problema de la acefalia de la sociedad, esto es, de la situación que se produce cuando queda sin administradores –por ejemplo por dimisión del administrador único- o con un órgano incompleto –por ejemplo por cese de un consejero que deje el Consejo por debajo del mínimo legal o estatutario-. Cabe apuntar que la cuestión de la acefalia ha sido objeto de análisis en otras ocasiones por parte de la Dirección General de los Registros y del Notariado, como en su Resolución de 10 de mayo de 2011, y nos hemos referido a ella anteriormente en este mismo blog. […]

Post A Comment