Inquilinos de por vida

Hasta la entrada en vigor de la actual Ley de Arrendamientos Urbanos, y desde mediados de los años ochenta, era más habitual de lo aconsejable que algunos propietarios de inmuebles vieran una gran oportunidad en alquilar sus locales de negocio a entidades mercantiles solventes económicamente, empresas que como arrendatarias parecían garantizar la renta mensual de sus negocios, sin detenerse a valorar las consecuencias futuras de la inclusión en sus contratos de una pequeña cláusula con grandes efectos posteriores, la prórroga forzosa de los arriendos, obligatoria para el arrendador, pero voluntaria para el arrendatario.Leer Artículo

Post A Comment