Regular los deepfake es un reto en el sector legal

Regular los deepfake es un reto en el sector legal. Los deepfake consisten en la manipulación de hechos pasados a partir de contenido audiovisual real basándose en la inteligencia artificial, de forma que el resultado final sea completamente creíble y veraz a ojos del receptor. Esta práctica implica la vulneración de de derechos fundamentales como el honor, la imagen o la información, según advierten los abogados expertos en tecnología.

Noemí Brito, socia del área de derecho tecnológico, destaca sobre estos delitos: “Son comunes los ataques vía deepfake contra compañías desde la ‘estafa del CEO’, que permite defraudar o desviar grandes cantidades dinerarias suplantando la identidad de un alto directivo a través de una videollamada”, en los comentarios ofrecidos a Xataka.

Añade que la Carta de Derechos Digitales reconoce el derecho a la identidad en el entorno digital e “indica de forma expresa que la identidad no podrá ser alterada, controlada o manipulada por terceros contra la voluntad de la persona, debiéndose prever las garantías y controles necesarios que permitan preservar este derecho en el entorno digital”. Sobre la regulación específica que se necesita para regular los deepfakes,  Brito habla de la autorregulación, “de forma que la industria o sector que corresponda proponga mecanismos o medios razonables para luchar contra los efectos perversos asociados a estas técnicas, como así ocurre ya, por ejemplo, en términos de lucha contra la desinformación asociada”.

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho llamando al 91.345.48.25 o bien enviando un email a info@cecamagan.com.